Hay mucho más a tomar en cuenta al momento de instalar un sistema fotovoltaico de lo que se piensa. Un sistema puede lucir muy bien en tu techo. Pero como dicen “el diablo está en los detalles”. Se requiere un ojo entrenado para atender esos detalles. Y el no detectar detalles sutiles puede significar una gran pérdida en la producción de tu inversión. 

Un ejemplo reciente en México. Se trata de un hermoso sistema de 36 kW instalado en un techo con forma irregular de un hotel. A primera vista el sistema tiene una espléndida superficie de paneles que provoca el uso óptimo del espacio limitado del techo.
El sistema de 36 kW usa 3 inversores desde Fronius – el Fronis IG Plus V 11.4. por ende hay 3 subsistemas. Cada subsistema consiste en paneles de 4 cuerdas de 12 Yingli 250 W o de 12 kW por subsistema. El sistema también usa Fronius Data Manager para monitorear en línea por control remoto. 

Usando los reportes diarios de sistemas de monitoreo, el cliente notó que el sistema no estaba produciendo energía como se había prometido. Nos hablaron para checarlo y esto fue lo que descubrimos.

Básicamente había dos problemas. Un chequeo rápido de los voltajes en la caja combinadora reveló que no todas las cuerdas contenían 12 paneles. Algunos tenían 11, y otros 13. Este desbalance estaba destruyendo y corrompiendo la habilidad del inversor MPPT de optimizar las cuerdas, especialmente cuando las temperaturas cambiaban. ¿Esto fue hecho a ciegas? ¿Se hizo para reducir costos y reducir el cableado? ¿Los instaladores saben qué tanto impacto esto puede tener en la producción anual de energía?

El segundo problema se debía a la sombra. Debido a que el espacio era limitado, los paneles estaban montados horizontalmente, lo cual tiene mucho sentido en esta parte del cinturón solar mexicano. El techo de concreto está rodeado de paredes perimetrales que acentúa la arquitectura del edificio. Esto significa que los paneles montados horizontalmente tenían que ser elevados para evitar la sombra de las paredes cercanas y el horizonte local. Una mayoría amplia de la serie estaba decentemente montado y sin sombra. Sin embargo, había dos series que parcialmente pasaron por sombra.

El primer problema era sombreado por una repisa y un árbol cercano que afectó a dos paneles de una serie. El segundo y más significativo problema fue un set de 5 paneles en una subserie que estaban siendo sombreados por una pared.

Arreglarlo fue fácil y tomó menos de un día para resolverlos. Elevamos los paneles que están siendo sombreados y movimos 2 paneles que estaban siendo afectados por la sombra de un árbol. Después conectamos los cables con los paneles en un set balanceado de 12 paneles por serie. Estos fueron los resultados:

Estos simples detalles fueron responsables de la pérdida de 9% de energía por día, o sea alrededor de 15 kWh. Si se toma en cuenta el curso de un año o la duración de vida de un sistema de paneles solares, es mucha generación de electricidad que se pudo haber desperdiciado. Abajo está el perfil del antes y el después de producir, ambos tomados en varios días perfectamente soleados de Junio de este año.

La conclusión es que los detalles son importantes. Y quién mejor en confiar en alguien que conoce esos detalles a alguien que ha sido certificado por entrenamiento en instalaciones solares.